Las once claves de la onceava

Ir abajo

13062010

Mensaje 

pru Las once claves de la onceava




Luego de superar una serie de vicisitudes, Caracas FC tejió su estrella número once en el escudo. Simplemente Fútbol analiza las claves del título


Carlos Domingues - SimplementeFútbol. Se dice que la verdadera cantidad de apóstoles que acompañaron a Jesús en su andar en la tierra no fueron doce, fueron once, por la traición de Judas. Once apóstoles que regaron por la tierra la buena nueva del evangelio, las buenas nuevas del cristianismo. En Venezuela, una oncena regó domingo a domingo la prédica de que en el país hay una institución que no se cansa de ganar. Se llama Caracas FC.
El domingo 30 de mayo de 2010 quedará grabado en la memoria del hincha rojo como la fecha inolvidable en la que once jugadores (con la colaboración de otros tres) alcanzaron de manera aplastante la onceava estrella para el club capitalino, ante el más encarnizado rival y profanando su templo: la catedral del fútbol en Venezuela, el estadio Pueblo Nuevo de San Cristóbal.
Once son las estrellas y once las claves que hicieron de este gran Caracas FC el campeón absoluto del campeonato 2009 / 2010:


1. Madurez: Rumores de vestuario roto, de conflictos entre jugadores y el cuerpo técnico de Ceferino Bencomo, fueron la “comidilla” diaria del ámbito futbolístico tras la salida de Noel Sanvicente del mando del cuadro rojo. Sin embargo, diferencias a un lado, todos tiraron del carro hacia adelante y entendieron de manera muy profesional que el título era el único objetivo que había que alcanzar.


2. Fieles a la misma idea: Durante toda la temporada 2009 / 2010, Caracas FC, ya fuera bajo el mando de Sanvicente o de Bencomo, jugó a ganar. Nunca especuló, siempre fue fiel a su fútbol, tanto en el Olímpico como fuera de su búnker. Jugó igual en la UCV como en el Maracaná. Con pocas variaciones en los planteamientos tácticos (4-2-2-2 con puntuales variantes al 4-2-3-1), alcanzó los dos títulos disputados en el fútbol nacional.


3. Contundencia: Si bien Caracas pecó durante el campeonato de poco peso ofensivo, supo marcar las diferencias anotando los tantos cuando de verdad lo necesitó. A Bencomo le costó dar con el gol, pero los cuatro marcados en Pueblo Nuevo demuestran que el equipo supo aprovechar las oportunidades generadas en el momento justo. Golear a Táchira en Pueblo Nuevo era algo impensable para cualquier espectador.


4. Concentración: Si en algo pudo superar Caracas a Táchira en la final fue en el manejo psicológico del enfrentamiento. El equipo avileño nunca cedió espacios, mantuvo la cabeza caliente durante los 180 minutos que duró la final. Los despistes y las pifias quedaron para el bando aurinegro y Caracas supo aprovecharlo. El equipo nunca se distrajo, incluso desde el momento que el técnico Bencomo decidió cerrar las puertas a la prensa en las vísperas de la definición en San Cristóbal, buscando alejar a su plantel de cualquier despiste que pudiera afectarle. Ni 40 mil almas en contra pudieron desvariar el cerebro de cada uno de los integrantes del plantel.


5. Motivación: El 25 de febrero una noticia impactaba a la institución roja. Fallecía el Doctor Guillermo Valentiner, el arquitecto y padre de la monstruosa obra que comprende el equipo de la Cota 905, la organización deportiva Cocodrilos. Cada uno de los trabajadores de Caracas (jugadores, cuerpo técnico, directivos, equipo administrativo) tenía siempre algo que agradecer al Dr. Valentiner y que mejor manera que alcanzando el título absoluto, ese que permitiría alcanzar el doblete luego de ser campeones de la Copa Venezuela. Aparte de esto, no hay nada más estimulante para Caracas que jugar con una grada en contra. El infierno de Pueblo Nuevo azuzó más al equipo a dar la vuelta en territorio enemigo. Y lo hizo.


6. Apoyo de la afición: Con cada título, la hinchada roja crece y crece. Si bien aún falta que la asistencia al estadio del seguidor de Caracas FC se incremente en partidos que no son “lomito” (aquellos que no enfrenten al avileño con Táchira o en el marco de Copa Libertadores), cada año se evidencia que la legión de seguidores suma y sigue. El espléndido llenazo en la ida de la final y el arriesgado viaje de mil fieles a San Cristóbal para la vuelta, demuestran que poco a poco el fútbol capitalino se está metiendo en el corazón de su gente… y esa gente, en el corazón del futbolista.


7. Táctica clara: Lo hizo siempre Sanvicente durante la campaña, pero la diferencia más notable se marcó en la final. Caracas funcionó en buena medida, por el gran despliegue táctico del equipo en el partido de ida. Apretando los espacios, sacrificando a los jugadores ofensivos cuando no se tenía la bola, perfecta ubicación en el terreno de juego, coordinación en la salida de los laterales, presión asfixiante a los volantes de salida y al cerebro del rival (Javier Villafraz) y mucha, pero mucha velocidad para la recuperación y el contraataque, evidenció que Bencomo tenía claro como ganarle la partida a Maldonado. En la vuelta, el sorpresivo golazo de Gabriel Cichero, facilitó el control táctico del partido.


8. Profundidad del plantel: Con José Manuel Rey y el “pájaro” Vera intervenidos quirúrgicamente y las constantes lesiones de Rafael Castellín, la columna vertebral de Caracas prácticamente ha estado inédita en conjunto a lo largo de la campaña. A pesar de ello, el beneficio de poder contar con una amplia y potente plantilla ha sido un factor decisivo para la conquista de la onceava. Como ejemplos, Jaime Bustamante, que terminó siendo uno de los centrales más destacados de la campaña y el polivalente Franklin Lucena, que ha significado un comodín importante para un plantel que finalizó la campaña con el lujo de sentar a Darío Figueroa por el estado de gracia en que se encontraron “Ureña” Gómez y “lobo” Guerra.


9. Despliegue físico: La mano del argentino Rodolfo Paladini siempre será recordada en la consecución del título rojo. La frescura en las condiciones físicas de los jugadores rojos, sobre todo durante el exigente Clausura, se agradece al buen trabajo preparatorio y regenerativo del anterior preparador físico caraquista.


10. Sacrificio: Ver a Alejandro Guerra marcar a Pedro Fernández, el despliegue de Lucena, los cabezazos defensivos de Rafael Castellín en cada cobro de corner rival, evidencian la importancia que para Caracas tuvo el trabajo polifacético de todos los jugadores que en el campo tuvo el equipo avileño. Todos para uno y uno para todos.


11. Convicción: Caracas es un equipo ganador por naturaleza y a lo largo del campeonato, incluyendo la final, nunca varió en su objetivo: ganarlo todo. Si bien este no fue el mejor año internacional para el club, los títulos de campeón absoluto, del Torneo Clausura y de Copa Venezuela demuestran que esta institución y su gente está comprometida con ganarlo todo. Así ganó la final a Táchira, porque las finales se ganan, no se disputan.


Once han sido las claves analizadas para describir por qué Caracas es hoy el mejor equipo del país. No por ello se quedan fuera otros factores fundamentales en la consecución de la onceava estrella, como aquellos héroes anónimos que con su trabajo aportan a la causa roja: equipo de prensa, utilería, cuerpo administrativo y de mantenimiento, sin olvidar aquellos que con su garganta y sus banderas demostraron amor fiel al club. ¡Dale Rojo!



El guáramo de Philip

Aceptar la renuncia del técnico más ganador del club no lo hace cualquier directivo en el mundo del fútbol. Philip Valentiner se la jugó, llamó a gente de la casa (Ceferino Bencomo y cía.) y apostó por darle continuidad institucional al cambio. Aguantó las críticas de aficionados y medios de comunicación. Pero el título le da la razón. En un giro radical de la filosofía del club, las cosas comienzan de la mejor manera



Las voces del campeón

• Alejandro Guerra: “No hay una figura, la figura somos todos. Este equipo está muy unido”
• Giovanny Romero: “Dar la vuelta en San Cristóbal es algo muy difícil en nuestro fútbol y nosotros por convicción lo hemos logrado. Fuimos superiores”
• Edgar Jiménez: “La clave fue la concentración y saber aprovechar las ocasiones en los momentos justos”

Las once estrellas

• 1992 (Manuel Plasencia)
• 1994 (Manuel Plasencia)
• 1995 (Pedro Febles)
• 1997 (Manuel Plasencia)
• 2001 (Carlos Horacio Moreno)
• 2003 (Noel Sanvicente)
• 2004 (Noel Sanvicente)
• 2006 (Noel Sanvicente)
• 2007 (Noel Sanvicente)
• 2009 (Noel Sanvicente)
• 2010 (Ceferino Bencomo)

__________________________________________________________________________

Las once claves de la onceava Caracas11e
Las once claves de la onceava 576
ajgbcool
ajgbcool
Bota de Oro
Bota de Oro

Pin: N0K149U7S

Masculino Libra Gato
Posts : 8371
Nivel de Crack Nivel de Crack : 10789
Localización : 127.0.0.1
Caracas FC Leones Cocodrilos Caracas FS Mágicos del Caracas

http://www.forovinotinto.com.ve

Volver arriba Ir abajo

- Temas similares
Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

Las once claves de la onceava :: Comentarios

ajgbcool

Mensaje el Dom Jun 13, 2010 8:32 pm por ajgbcool

Rescato esto... De pana digan lo que digan tiene muchísima razón

El guáramo de Philip

Aceptar la renuncia del técnico más ganador del club no lo hace cualquier directivo en el mundo del fútbol. Philip Valentiner se la jugó, llamó a gente de la casa (Ceferino Bencomo y cía.) y apostó por darle continuidad institucional al cambio. Aguantó las críticas de aficionados y medios de comunicación. Pero el título le da la razón. En un giro radical de la filosofía del club, las cosas comienzan de la mejor manera

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.